jueves, 17 de enero de 2013

Rinocerontes (XXXIII) - Tarzán

Tarzán

En cuestión de comics, desde luego el que más rinocerontes puede aportar es Tarzán. El archiconocido personaje creado por Edgar Rice Burroughs ha tenido un lugar destacado en el mundo de la historieta con infinidad de ediciones por todas partes. Aquí se puede ver una amplia colección con abundantes escáneres de portadas.
Les presento aquí algunas de ellas, aunque una búsqueda más exhaustiva podría proporcionar unas cuantas más.

Regarding comics, of course the ones where you can get more rhinos is Tarzan. The well known character created by Edgar Rice Burroughs has had a prominent place in the world of comics with countless editions everywhere. Here you can see a wide collection of covers.
I present here some of them, but a more intensive search could provide a few more.

DELL, #63, Dic. 1964


Mondial, #80, 1952 y Pabel Verlag, #104, 1956

Edgar Rice Burroughs (Chicago; 1 de septiembre de 1875 - Encino, California; 19 de marzo de 1950) fue un escritor de género fantástico célebre por sus series de historias de Barsoom (ambientadas en Marte), de Pellucidar (que tienen lugar en el centro de la Tierra) y, en especial, por la creación del mundialmente famoso personaje de Tarzán.
Asistió a la Harvard School de Chicago donde entró en contacto con el mundo clásico de Grecia y Roma. Tras su paso por la escuela se fue a vivir al rancho ganadero de su hermano donde trabajó dos años de vaquero. Después ingresó en la Philips Academy de donde lo expulsarían por perezoso. Tras un período de entrenamiento en la Academia Militar de Míchigan, entró a formar parte del Séptimo de Caballería de los EE. UU. y llegó a luchar contra los apaches en Arizona pero pronto lo licenciaron al descubrir su minoría de edad, lo que lo llevó a volver a Chicago y dedicarse a una serie de trabajos diversos no muy bien pagados, tanto allí como en Idaho.
En 1912, a los 36 años de edad y bajo el seudónimo de Normal Bean que apareció impreso como Norman Bean, publicó su primer relato, Bajo las lunas de Marte, en la revista All-Story Weekly, obra que le reportó 400 dólares. En octubre de ese mismo año, esta vez con su nombre real, publicó Tarzán de los monos, que en 1914 aparecería en formato de libro.
Durante la Segunda Guerra Mundial se hizo corresponsal de guerra para Los Angeles Times y cubrió, con 66 años de edad, el conflicto en el área del Pacífico sur.

DC, Sept., 1972. Portada de Joe Kubert

Egmont Ehapa, #3, 1983 y Atlantic Forlag, #9, 1980

Edgar Rice Burroughs (September 1, 1875 - March 19, 1950) was an American author, best known for his creation of the jungle hero Tarzan and the heroic Mars adventurer John Carter, although he produced works in many genres. More info in english in Wiki.

Atlantic Förlags AB, #2, 1981 y BSV - Williams, #79, 1965

También tenemos álbumes con ediciones a veces en tapa dura ya sea de carácter anual o ediciones especiales con selecciones de historias...

We can also find albums, sometimes with hard cover, in annual editions or special editions with selections of stories.

Dell Giant #037, "Tarzan King Of the Jungle", 1960

Dell, "Tarzan's Jungle Annual", 1957

Por supuesto muchas de las historias tenían a los rinocerontes como personaje clave o "invitados". Algunos ejemplos (click para ampliar)

Off course many stories had rhinos as main or "guest" characters. Some examples here (click to enlarge)

"The Horns of Plenty (Los cuernos de Plenty)" [completa]
DELL #121 Nov/Dic., 1960

  

  

  

"Boy y el llamado del Leopardo (Boy and the Leopard’s Call)" [fragmento]
DELL #55 Abril, 1954

 "The Heart of a Giant (El corazón de un Gigante)" [fragmento, de aquí]
DELL Giant #25, "Tarzan's Jungle World", 1959
 

También se publicaba en periódicos, en tiras diarias o semanales, como estas con dibujos y historia a cargo de Russ Manning.

 
 "Tarzan and the Valley of the Mist (Tarzán y el Valle de la Niebla)"
#2284 ~ December 15, 1974 - #2285 ~ December 22, 1974

Para los nostálgicos, tiras como esta pudieron verse en Uruguay durante años en la contratapa del suplemento cultural en sepia del diario "EL DÍA", que se publicó hasta 1993.

A lo largo del comic o al final de las historias se incluían fichas con datos curiosos sobre los animales...

In the comics, usually at the end of stories, there was this kind of files with curious information about animals...

DELL #67, Abril, 1955
"El mal carácter del rinoceronte"
 Tarzán sabe que cuando se encuentra con un rinoceronte, la agilidad es la mejor política.

DELL #84, Septiembre, 1956
"No son cuernos reales"
Los cuernos del rinoceronte no crecen desde el esqueleto, sino que están compuestos de pelo solidificado con forma de cuernos.

...o historias singulares como esta...
...or singular stories like this one...

Novaro, #91, Junio, 1959

Se narra orgullosamente la hazaña de un tipo que mató 163 rinocerontes en una sola batida. Por obvio que pueda parecer teniendo en cuenta la época, cuando aún un cazador era un individuo respetable, resulta chocante para nuestros criterios de hoy en día. Y más en el caso de los rinocerontes, a cuya virtual extinción a la fecha este individuo habrá contribuído lo suyo. Vale la pena detenerse en los comentarios del que hacen en el blog de donde tomé prestada la imagen.

La cosa tiene su correspondencia directa con el trato que los animales sufrían en épocas en las cuales el "Ningún animal ha sido dañado durante la realización de esta película" no era algo a tener en cuenta. Traduzco el comentario que acompaña a la fotografía adjunta, y que tomé de aquí, donde se cuentan anécdotas de algunos animales famosos de la gran pantalla:


"De estrella a guiso"
Cruelmente ridiculizada como la "mayor" actriz de la MGM, "Mary" la rinoceronte se ve aquí en su única aparición en la pantalla grande. En "Tarzán y su compañera" (Cedric Gibbons, 1934), Mary sufrió una puñalada brutal a manos de Johnny Weissmuller. Tristemente, nunca se recuperó de sus heridas, muriendo sólo una semana después de que se rodara la escena. Sin embargo no todo estaba perdido, ya que el jefe del estudio Louis B. Mayer autorizó que se hiciera con Mary el plato especial en la comisaría de la MGM el 18 de noviembre de 1933. Fue famosa la observación de Clark Gable de que Mary "hizo un guiso de primera".
Info in english here.


Tras esta disgresión cinematográfica, y volviendo a los comics, a la luz del personaje aparecieron docenas de clones de todo tipo y pelaje a lo largo de los años. En este blog se propusieron recopilar todos los semisalvajes con taparrabo que proliferaron sobre todo mientras duró esa fascinación por las selvas indómitas. Encontré estas portadas con rinoceronte:


En el citado blog "Colgados de la liana" nos ilustran:
"Comenzaba 1972 y la compañía Gold Key recibía uno de sus golpes mas graves: perdía las licencias de los títulos basados en obras de Edgar Rice Burroughs a manos de sus rivales de la DC. O sea, se quedan sin Tarzan y compañía. Y necesitan algo similar para llenar ese vacío. Así que Gaylord DuBois (en guión) y Paul Norris (en dibujos) se sacan de la galera a Tono Y Kono, los Jungle Twins, dos gemelos tarzanidas justicieros."


Mucho más curioso si se quiere es este "Nanuk, el hombre fiera", un tarzánido español. Sobre Nanuk, un artículo interesante aquí, donde encontré la imagen, del que transcribo el siguiente apunte:

"Es colección de folletines editada por la catalana Gato Negro hacia 1930. (...) Nanuk es niño criado en la jungla cuando sus padres, hacendados en África, perecen víctima de un ataque de sus salvajes habitantes. Alberto Simpson es su nombre cristiano, Dolly hará las veces de Jane. Nanuk ejerce justicia en sus bosques, persiguiendo cazadores, matando caníbales, apuñalando rinocerontes de triste mirada. Exploradores a punto de ser devorados por cocodrilos, damas en top less acechadas por gorilas, traviesos elefantes o pérfidos blancos son habitantes acostumbrados en su mundo singular."

Como curiosidad, el "rinoceronte de triste mirada" está evidentemente copiado de este grabado de Robert Kretschmer del "Brehms Tierleben", de 1860, que ya había publicado anteriormente en el Capítulo XII de esta serie rinoceróntica.



Hay toda una variedad de versiones de Tarzán y afines tanto sea en dibujos animados, cine, libros... con el tiempo me iré ocupando de rescatar rinocerontes de estas fuentes.

4 comentarios:

  1. Felicitaciones de nuevo, Javier, aunque me temo que esta vez lo tenías francamente difícil para abarcar todas las apariciones de Rinocerontes en la infinidad de películas, novelas y cómics del personaje.
    Existe un librito intersante (Lacassin, Francis & V.V.A.A.: "Tarzán al desnudo", Rodolfo Alonso, Buenos Aires 1970.)un ensayo sobre la simbología del personaje de Tarzán, sus relaciones y diferencias con el Mowgli de Kipling, entre otras interesantes cuestiones litrarias y extraliterarias, que te podría interesar, aunque no sé si es muy fácil de conseguir (yo lo encontré en un mercado de libros antiguos).
    En cuanto a la infinidad de versiones en cómic, tan sólo con las más clásicas (yo me centraría en Burne Hogart y en Alex Raymond) hay múltiples apariciones de rinocerontes, casi siempre tratado como una bestia violenta, irascible, miope y de pocas luces.
    En cuanto a la representación gráfica de su fisonomía, yo destacaría una cierta persistencia en hacer que su/s cuerno/s se asemejen a la cornamenta ósea de un bóvido, diferenciando la textura y color del propio cuerno de la de la piel del hocico, lo cual no deja de ser una tergiversación si tenemos en cuenta que está formado por el mismo tejido de su piel y de su pelo. Es una especie de callosidad compactada y endurecida que no forma parte del esqueleto óseo del cráneo.
    Además, no se suele distinguir excesivamente entre rinocerontes negros y blancos. En la versión Disney del Libro de la Selva, se eliminó un personaje de carácter entrañable y tontorrón (aunque también un tanto irascible) que era precisamente un rinoceronte, cuyo aspecto era africano, y no asiático, como le correspondería. Este error persiste en la infame segunda parte (oportunista) de la película, pero también es cierto que incluye apariciones absurdas de cebras africanas, o guacamayos y osos hormigueros sudamericanos en la jungla monzónica de la India.
    Ni que decir tiene que esta ha sido una de las entradas sobre rinocerontes del Hurgador que más han coincidio con mis gustos y perversiones.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus comentarios. Como siempre, enriquecen el post y aportan sustancia informativa y analítica a mis recopilaciones.
    Por lo visto el libro que comentas no es fácil de conseguir, pero debe ser interesante. A mí siempre me llamó la atención la figura de Tarzán. De niño representaba tanto la fuerza independiente del hombre sin nada más que sus manos para dominar el entorno, la posibilidad de interacción con esos animales que me fascinaban y el exótico entorno selvático. Como comento en el blog, en Uruguay se publicaba semanalmente en un suplemento cultural de un periódico ya desaparecido, y lo seguí durante mucho tiempo. Eso sin contar con el exiguo fondo de armario de las féminas coprotagonistas, que desde luego aportaban erotismo y fantasía a la ya de por sí fantástica vida del justiciero Hombre Mono.
    Las deslocalizaciones del elenco animal eran muy curiosas para quienes como yo andabamos todo el tiempo leyendo y coleccionando enciclopedias de animales. Tengo un recuerdo fugaz de algún tigre en África, cosa que me divertía, aunque mucho más me indignaba.
    Como sea, disfruté mucho con la búsqueda, que se me facilitó cuando descubrí comics.org, una fuente muy jugosa como primer paso para luego rastrear reproducciones con algo más de calidad y contenidos más completos. Para que hubiera quedado más redondo, habría que profundizar algo más en los autores de portadas e historietas, pero al final la cosa tiende a hacerse interminable... tampoco pretendo llegar tan lejos.
    Gracias otra vez por tu atención.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Mataron un rinoceronte para filmar una porquería de película. Y yo que ya de por sí detestaba a tarzán por haber plagiado la obra de Kipling para convertirla en entretenimiento basura...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ese pobre diablo infeliz que mató 163 rinocerontes. Nada tiene que ver la época, siempre ha habido personas concientes y otros parásitos como el desperdicio de oxigeno ese que justifican su sadismo con cualquier pretexto.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...